Historia de una chica anti-fashion: mi sentido de la moda nunca estuvo al dente